jueves, 30 de marzo de 2017

Mary Jennings Hegar, piloto de helicópteros de combate.

Mary Jennings Hegar, una piloto de helicópteros de la Guardua Nacional estadounidense, es solo la segunda mujer, después de Amelia Earhart, que recibe la Distinguished Flying Cross whit a Valor Device. Por lo que no es sorprendente que la actriz Angelina Jolie quiera adaptar al cine el libro de Hegar sobre sus experiencias al mando de un helicóptero. El libro lo camento Simon Worrall y se llama DISPARA COMO UNA CHICA. LA DRAMÁTICA LUCHA DE UNA MUJER EN AFGANISTÁN Y EN EL FRENTE DOMÉSTICO.


LA MAYORÍA DE LOS PILOTOS DE COMBATE SON HOMBRES. ¿POR QUÉ TÚ DECIDISTE HACER LO MISMO QUE ELLOS?

Bueno, nunca he pensado en ser un piloto de combate porque esos tipos son unos salidos. (Ríe). Quise ser piloto de helicópteros después de ver a Han Solo en LA GUERRA DE LAS GALAXIAS. Nunca quise ser la princesa Leia. Un montón de gente me pregunta por qué no intento meterme en el mundo de la aviación comercial, y yo les contesto que soy muy independiente. No quiero que un memorandum de la Administración Federal de Aviación me diga a qué altura puedo volar. Prefiero tomar esa decisión yo misma.
También estoy porque soy una yonqui de la adrenalina. Si quieres volar, tienes el suficiente valor y un patriotismo innato, tu lugar está en las Fuerzas Aéreas.

TUVISTE PROBLEMAS CON TU PADRE. UNA INFANCIA REALMENTE DIFÍCIL. ¿QUIERES HABLAR DE ESTO?

Mi padre era un nuevo rico que se metió en el mundo de las drogas. Se volvió abusivo con mi madre física, mental y emocionalmente. No me pegó nunca porque mi madre se dedicó a protegerme de él. Recuerdo cómo acorralaba a mi madre contra una puerta cristalera. Mi hermana estaba gritándole, insultándole, desafiando a mi padre para que dejase tranquila a mamá. Y lo hizo. Cogió a mi hermana y la estampanó contra una pared.
Algunas personas con las que he hablado de esa parte de mi pasado me dicen que si hubiera sido mejor pedir ayuda a otros adultos. Adultos con poder, como los policías. Pero supongo que es mucho pedir a una niña de cuatro o cinco años que no se siente y llore al ver algo así. Supongo que todo lo que hice después fue para compersar a esa niña. Aprendí artes marciales, me alisté en el ejército y me encuentro muy a gusto cuando manejo un cuchillo de caza. No soy violenta, no me voy por ahí buscando pelea, pero si la pelea llega hasta donde estoy yo, estoy lista para luchar.

PERO INCLUSO EN LAS FUERZAS AÉREAS EXISTE ESA HORRIBLE CULTURA DE LA DICRIMINACIÓN POR SEXO. HÁBLANOS DE TUS EXPERIENCIAS CON LOS MÉDICOS MILITARES.

Por esa época, la de mi adiestramiento, el único hombre que me había visto desnuda era mi marido. Si tenía problemas acudía a una ginecóloga. Bueno, en el cuartel me encontré con un médico con complejo de Dios que quiso hacerme una revisión ginecológica sin saber nada acerca del tema. Le pregunté que si estaba seguro de que necesitaba esa revisión. Me dijo que pensara en que podía convertirme en una prisionera de guerra. ¿Cómo iba a hacer frente a una más que presumible violación? Le pregunté qué iba a cambiar esa revisión ginecológica si llegaba el caso. Porque a un agresor sexual le iba a dar igual.Podía haberme hecho preguntas médicas pero sacó el tema de la violación. Allí era donde estaba su cochina mente.

DURANTE TU SEGUNDA MISIÓN EN AFGANISTÁN, EL 29 DE JUNIO DE 2009, ENTRASTE EN COMBATE. CUENTANOSLO.

Nos tendieron una trampa. Hirieron a tres marines y los pusieron como cebo para que un helicóptero aterrizase y poder tenerlo a tiro. A mí me hirieron en la pierna y en un brazo pero no por eso solté los mandos o dejé de disparar. Establecimos un perímetro de seguridad y lo mantuvimos durante 20 minutis de tiroteo.
Mi helicóptero quedó muy dañado, con una fuga de fuel. Los dos helicópteros de escolta nos dijeros que tenían que orse porque se estaban quedando sin munición y sin combustible para volver. Evacuamos a los heridos. Yo tenía medio cuerpo fuera, la pierna sana apoyada en el patín de aterrizaje, y respondía al fuego de los talibanes.
No tuve miedo en ningún momento porque pilotar era mi vocación y estaba formada para estar allí. Si hubiera tenido hijos, las cosas  hubieran sido diferentes, seguramente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario