viernes, 7 de julio de 2017

The Donner Party. Canibalismo en el Salvaje Oeste.

Si el destino no gastase las bromas pesadas a las que nos tiene acostumbrados, el grupo de colonos que conocemos como el Donner Party había atravesado las cumbres de Sierra Nevada sin problemas, con la climatología adecuada, y no sabríamos nada de ellos.
Pero unos lideres que tomaron una serie de malas decisiones y las primeras tormentas de nieve hicieron que 60 colonos se quedaran atrapados en las montañas durante lo más crudo del invierno de 1846. A medida que los víveres se agotaron, que los animales de tiro y de carga fueron sacrificados en aras del hambre, muchos de estos humanos recurrieron al mayor de los tabúes humanos: comer carne humana.
Pero, ¿quiénes eran esas personas? Para responder a esta pregunta, Simon Worrall ha entrevistado al historiador Michael Wallis, autor de LA MEJOR TIERRA BAJO EL CIELO: EL DONNER PARTY EN LA ÉPOCA DEL DESTINO MANIFIESTO.

Vamos a ir al grano. ¿Los miembros de la caravana de Donner se comen entre sí para sobrevivir? ¿Lo sabemos seguro, seguro?

Hay diferentes tipos de canibalismo: el ritual, el sacrificial y el de supervivencia. Ha habido éste último siempre: lo tenemos durante los desastres marítimos, durante la exploración polar, durante la Guerra de los Treinta Años, y durante el Gheto de Varsovia y la batalla de Stalingrado.
Los colonos de la caravana de Donner estaban atrapados en Sierra Nevada, con los principales pasos de montaña cortados por la nieve. Tenían hambre y estaban delirando. Así que al más espabilado se le ocurrió la idea de consumir la carne de la gente que habían enterrado en la nieve. Sin esa carne, esa expedición de colonos nunca habría sobrevivido para ser rescatada.

En el libro tú escribes: "LA HISTORIA GÓTICA DEL CANIBALISMO DIBUJA UN PARALELO ENTRE LOS INDIVIDUOS QUE CONSUMEN CARNE HUMANA Y EL DESEO DE UN PAÍS DE CONSUMIR UN CONTINENTE". Eso es muy duro para que lo lea un norteamericano, criado entre los grandes mitos americanos, ¿no?

El término Destino Manifiesto fue acuñado por primera vez en 1845 por John L. Sullivan del New York Post, en un editorial. Muchas personas, entre ellos los políticos, que dependían de crear ilusión en torno a un gran ideal para conseguir votos, y los empresarios, abrazaron el concepto de que Dios Todopoderoso había nombrado a los angloamericanos como el Pueblo elegido con la misión de ocupar todo el espacio en el continente, sin lugar para esas lacras como la culpa o el pecado.
El presidente James Polk era un furibundo expansionista, que ya se había implicado en una guerra por la soberanía de Texas con los mexicanos. Por supuesto, las tribus indias ya tenía ciertos derechos sobre el territorio, pero se les ponía en el mismo lote que la naturaleza salvaje que había que dominar.

El miembro de reputció más infame de la caravana Donner fue un emigrante alemán llamado Lewis Keseberg. Díganos si es un villano o no.

Los periodicos sensacionalistas del Este le dieron, por lo menos , esa fama. Él y su esposa, Philipine, vinieron de Alemania. Era hijo de un pastor luterano, y decidió unirse a las masas que se desplazaban a California.
Ya tenía la fama reconocida de profanar cementerios indios a la mayor gracia del auténtico Dios y de maltratar a su joven esposa durante el embarazo.
Cuando el cuarto grupo de rescate lo alcanzó en abril de 1847, era el único superviviente de su familia. Las crónicas dicen, fuera cierto o no, que fue encontrado con un caldero e carne cocida y de huesos desechados. Incluso hubo rumores de algunos de los niños supervivientes de que había llevado a uno de ellos a su carromato para consolarlo, pero que en realidad lo había matado y se lo había comido.
Dice la leyenda - alimentada por los periódicos del Este- que cuando los cow boys del grupo de rescate le ofrecieron jamón enlatado Keseberg respondió: "!Prefiero mi dieta!" !Qué va a preferir alguien comer algo que le puede llevar a la horca!

Dices que no hay héroes en esta historia de supervivencia pero destacas a Tamsen Donner, la esposa de uno de los cabecillas de la expedición en términos de esposa abnegada. ¿Cómo es eso?

Tamsen era maestra y estaba muy interesada en la herborización. Para ella, su estancia en la Ruta de California fue un contacto de primera mano con la naturaleza.
La gente por la que la gente ensalzaba a Tamsen, a pesar de que comió también carne humana, es porque se quedó con su marido George Donner, herido en la mano, que se gangrenó finalmente, hasta su muerte por necrosis de los tejidos. Envió a sus hijos en varias partidas de rescate, pero se quedó con George hasta el final.

Dices que el futuro presidente Lincoln pudo haber renunciado a su carrera política en el Este solo para haber acabado muerto en esa caravana. ¿Qué pasó?¿Por qué la historia se desarrolló como se desarrolló?

La verdad es que Lincoln había luchado en llinois, en la campaña india contra el jefe Halcón Negro, con James Reed, un inmigrante irlandés que construyó un negocio en el condado de Sangamon. Cuando Reed quebró y vendió sus escasas propiedades para construir una nueva vida en el Oeste, Lincoln quería acompañarle.
Pero su esposa Mary Todd Lincoln, tenía que hacerse cargo de un niño de corta edad, y estaba embarazada del segundo. Y Lincoln estaba comenzando su carrera política, después de haber sido elegido para su único mandato como congresista. Así que no pudo ser.

¿Cömo lograron superar los supervivientes lo que se habían visto obligados a hacer, especialmente los niños?

Todos los padres quieren a sus hijos. Nadie quiere verlos morir de hambre o de hipotermia. Si ya te has comido las mulas y los bueyes de carga, si has matado a tu perro y sabes que los cadáveres sepultados en el permafrost tiene las proteínas necesarias para sobrevivir unas semanas más, se las vas a dar. No lo pensarás una segunda vez. Sabes que el niño o la niña comprenderá que es por su propio bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario