martes, 27 de marzo de 2018

2001. Odisea en el espacio, de Stanley Kubrick.(1968)

Hace 4 millones de años un grupo de simios tenían miedo de la noche y tenían que disputarse los recursos con otros grupos similares. En el juego de supervivencia de la naturaleza eran unos perdedores ya que bastaba un simple leopardo para matar a uno de ellos con suma facilidad. Un día aparece un misterioso monolito. Los homínidos se asustan, pero al final lo tocan. Al día siguiente el cabecilla de la manada construye su primera herramienta, que le sirve para matar a un simio de un grupo rival y disfrutar en exclusiva de una poza de agua.

1999. Un misterioso monolito ha aparecido en la Luna. Lanza una señal emisora hacia Júpiter, lo que sirve para que los científicos de la Tierra manden una expedición secreta a este planeta. Se supone que la comanda el astronauta Bowman, con la ayuda de su compañero Poole, con el resto de sus compañeros en animación suspendida. Pero lo cierto es que el verdadero comandante de la nave es el ordenador HAL.

HAL tiene una lista de instrucciones secretas que no debe desvelar. En una partida de ajedrez contra Bowman sacrifica una dama para salvar el rey. Es decir, es capaz de sacrificar vidas humanas para salvar la misión encomendada por otros humanos. Y cuando fracasa al desvelar a Bowman el destino del viaje, HAL decide matar a los humanos.

También le vemos hacer cosas que no imaginaríamos ver en una máquina real. Miente ( mal), toma decisiones como la de matar a los astronautas por el bien de la misión, y suplica por su vida. Pero un momento, ¿cómo sabe HAL qué significa estar vivo? En otra escena un científico de la Tierra pregunta a HAL si se siente decepcionado por dejar el mando de la misión a los astronautas humanos ¿Desde cuándo se le pregunta a una máquina si una decisión del usuario la afecta, y menos cómo se siente?

HAL se humaniza, como el simio con el que empieza el film. Para lo bueno y lo malo. Para lo bueno porque siente emociones, y para lo malo, porque decide que las instrucciones de su misión cuestan vidas humanas.

Cuando HAL ya ha matado a Poole y lo ha intentado con Bowman, es desconectado. Es cuando suplica a un Bowman deshumanizado. El astronauta sigue con su misión y es absorbido por el monolito en una de las lunas de Júpiter. Allí aparece en una habitación cerrada donde envejece a toda velocidad, pierde reflejos y finalmente muere. Al poco aparece como un feto que flota en el espacio. El final de esta obra maestra es digna de los comics surrealistas de Moebius.

La película nos obliga a pensar. ¿Cuál es la finalidad de todo lo que hacen los seres humanos como grupo? ¿Cómo terminará la Historia humana? ¿Y tanto esfuerzo para progresar para qué? También fue el germen de una nueva ciencia ficción mas adulta, alejada de la space opera de aventuras, como LA GUERRA DE LAS GALAXIAS.

La Historia humana tendrá un final, presumo que temprano. Hay conocimiento prohíbido, como había fruta prohíbida en el Jardín del Edén. Al final crearemos una máquina más lista o humana que nosotros y dejaremos de ser los protagonistas. Es inevitable.

PARA VER:

No hay comentarios:

Publicar un comentario