lunes, 26 de marzo de 2018

Un enterramiento ofrece luz sobre una ciudad del pasado bíblico.


El descubrimiento de una cámara funeraria intacta de hace 3.600 años de antigüedad en la ciudad - estado cananea de Meggido ha asombrado a los arqueólogos no sólo por el rico ajuar, sino por la comprensión de la dinastía real que la gobernó antes de su conquista por Egipto a principios del siglo XV a C.

Ubicado a 19 millas al sur de Haifa, en lo que hoy es el norte de Israel, Meggido dominó un paso estratégico en las principales rutas comerciales y militares durante casi tres milenios desde 3000 a de C hasta 1918. Con vistas al valle de Jezreel, el sitio ha sido testigo de numerosas batallas definitivas, ganándose el apodo de Armaggedón ( de Har-Meggido, o "colina de Meggido) acuñado por primera vez en el libro del Apocalipsis. Napoleón lo consideraba el campo de batalla perfecto. Se supone, según el Apocalipsis, que allí los justos lucharán contra las tropas del Anticristo en el final de los tiempos.

En la batalla más antigua registrada en la Historia del Cercano Oriente, en Meggido, las fuerzas del faraón egipcio Tutmosis II sitiaron la ciudad en la primera mitad del siglo XV a de C. Después de un cerco de siete meses, la ciudad se rindió ante Tutmosis III, quien la incorporó a Canaán como provincia de su imperio.

Meggido ha sido excavada desde 1994 por los arqueólogos Israel Finkelstein y Mario Martin de la Universidad de Tel Aviv.

En el transcurso de las temporadas de excavación se han descubierto una cantidad sorprendente de monumentos, incluidos palacios, templos y muros de las edades del Bronce y del Hierro ( 3300- 586 a C). Pero nada preparó a los arqueólogos para el descubrimiento de una tumba intacta de la última faso de la Edad del Bronce Medio, alrededor de 1700- 1600 a de C cuando el poder Mendídico cananeo estaba en su apogeo y ante de que se colapsara bajo la bota egipcia.

La cámara contenía los restos funerarios de tres individuos: un niño de entre 8 y 10 años, una mujer de unos 30 y un hmbre de entre 40 y 60 años, adornado con joyas de oro y plata, como anillos, broches, pulseras y alfileres. El hombre adulto levaba una corona de oro así como un collar del mismo material

El ajuar funerario habla de una élite política que comerciaba con las potencias de la época. En la tumba se encontraron jarras de piedra egipcias y vasijas de cerámica de Chipre

Actualmente se está llevando a cabo un estudio genético en muchos individuos desenterrados en Meggido, lo de la tumba "real", así como los de las personas de a pie. Los resultados podrían conformar si los plebeyos de la ciudad estado tenían el mismo origen que las élites.

Los investigadores dicen que en la correspondencia diplomática con Egipto después de la conquista por parte de Tutmosis III en el siglo XIV a de C revela que no tenía un nombre semítico (tradicionalmente cananeo), sino un nombre hurrita: Birydia.

Hasta ahora los historiadores consideraban a los hurritas como un pueblo de pastores nómaassurgido en un momento entre el tercer y el cuarto milenio antes de Cristo, que se asentó en el Creciente Fertil y adoptó la escritura cuneiforme. Sin embargo, las nuevas excavaciones en el teritorio de Hur hanrevelado una cultura avanzada con un lenguaje y unas creencias distintivo que pudo shaber sido clave en el establecimiento de las primeras ciudades y estados del Cercano Oriente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario