martes, 13 de marzo de 2018

Las sociedades secretas.

LOS PITAGÓRICOS:

Creada en el siglo VI a de C en torno a la figura del geómetra Pitágoras. La secta era exclisivista, y el aspirante era obligado a guardar silencio durante años para poner a prueba su autodominio. Los pitagóricos creían en la reencarnación entre hombres y animales, y por ello eran vegetarianos. Sin que se conozca la razón, también rehusaban comer alubias. El grupo aceptaba adeptos de los dos sexos, lo que no es muy común en una sociedad secreta.

SKULL AND BONES.

Sus miembros se reparten por los principales cargos públicos y las grandes fortunas de los Estados Unidos. Los dos presidentes del clan Bush han sido muembros, al igual que el candidato demócrata Kerry, como éste confesó en 2004. Se saben quienes son miembros pero nada de lo que hacen en sus reuniones ni sus fines.

Han pertenecido a este grupo, fundado en la Universidad de Yale en 1832, miembros de familias tan influyentes como los Rockefeller, los Heinz, los Goodyear, los Kellog y los Vanderbilt. Su sede en Yale es un edificio sin ventanas conocido como la Tumba. Los testimonios de las personas que han podido entrar en los dominios de esta misteriosa fraternidad hablan de una colección de matrículas con el número 322 ( a de C), año de la muerte del político ateniense Demóstenes, y otra de cráneos humanos, recuerdo de que una de las pruebas iniciáticas era robar la cabeza de la tumba de un hombre destacado. De hecho se rumorea que los Bush están en pleitos con el Gobierno mexicano por el robo del cráneo de Pancho Villa.

LOS MASONES.

Si han leído, o por lo menos empezado a leer la novela de Ken Follett LOS PILARES DE LA TIERRA vemos que el detonante de esta novela histórica es que William, un pequeño hidalgo rural, se niega a pagar a Tom Builder por su labor, lo que les lanza dorectamente a los Builder a la miseria y el desarraigo. Hasta que...

En la Historia real nadie le hubiera vacilado de esa manera a un cantero, amo de los secretos de la piedra, constructores de las catedrales y los únicos profesionales no sometidos al poder feudal.

Sus símbolos son las herramientas del trabajo de maestro albañil, como la plomada. Los cargos eran de aprendiz, oficial y maestro. Difundían sus conocimientos sobre las proporciones geométricas con cuentagotas, a unos pocos elegidos, que debían realizar un viaje iniciático y presentar una obra maestra para poder prosperar en la logia gremial.

Los aspirantes debían tener unos elevados principios morales, creer en Dios o en alguna otra divinidad, y no tener vinculación con el poder feudal, real o eclesiástico. En esto está quizá el origen de la injustificada animadversión que sienten algunos estamentos de la Iglesia hacia los masones.

Poco a poco, al irse trasladando las decisiones políticas de los señores rurales a los cortesanos de las ciudades, los masones empezaron a admitir personas no asociadas con el oficio de arquitecto.En 1717 las cuatro principales logias de Londres se reunieron en Apple Tree, una taberna, para fundar la Gran Logia de Inglaterra, regida por  las Constituciones de Anderson, su primer catecismo ideológico.

Los masones fueron el germen de la Ilustración y de las ideas que cristalizaron en las revoluciones burguesas del siglo XVIII y XIX. No pretenden dominar el mundo, las autoridades no deben temer nada de ellos, y hacen reuniones abiertas al público en algunas logias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario