lunes, 21 de mayo de 2018

TESIS, de Alejandro Amenabar (1996)

Sigo con los thrillers españoles. TESIS explora la posibilidad de que las snuff movies sean reales. Se supone que es cine donde se tortura y se mata de forma efectista a las víctimas. Pero recapacitemos un poco. ¿Por qué mata la gente? Para obtener una ventaja. ¿Cuánta gente es necesario implicar para ganar dinero con un vídeo en el que se muestre que uno está cometiendo un delito mayor?¿Quién va a ser tan tonto como para pasear por el mundo las pruebas de un asesinato sin saber adónde van a parar? Si las snuff movies existieran pagar por verlas siquiera ya te llevaría a prisión por más de 30 años. Conspiración para el asesinato, lo llaman.

Ángela (Ana Torrent) es una estudiante de Ciencias de la Información en la Universidad Complutense de Madrid. Un día el metro en el que va a la Facultad atropella a un infeliz y ella no puede ver el cadáver a pesar de que siente curiosidad. Por eso decide que su tesis de fin de carrera va a ser sobre la violencia en el medio audiovisual.

Le pide a Jorge Castro (Xabier Elorriaga), su profesor de Realización unos materiales. Al día siguiente Ángela se lo encuentra muerto en la sala de proyecciones con una cinta snuff en las manos. Se la lleva y le pide ayuda a Chema (Fele Martínez), un freak que parece haber tenido una vida intensa de la que no habla mucho. Tras examinar la cinta de vídeo VHS Chema decide por los planos que ha sido hecha con una cámara TX-500. Es un aparato bastante raro, por lo que consultan una lista de compradores. Y eso les lleva a un nene bonito, Bosco (interpretado por Eduardo Noriega), un pijo de lo más seductor que curiosamente ha perdido a una novia por culpa de uno de esos rodajes.

Nada es lo que parece. Los malos quieren preservar su negocio y están más cerca de lo que parecen. Y Bosco parece ser el torturador principal de la empresa.

PARA VER.
https://www.youtube.com/watch?v=ybiMDmzE9GQ&

No hay comentarios:

Publicar un comentario