viernes, 3 de agosto de 2018

Roban de una catedral sueca las coronas de oro de Carlos IX y la reina Cristina.

UNA CÁMARA GRABÓ A UNA PAREJA QUE ENTRÓ A PLENA LUZ DEL DÍA EN EL TEMPLO Y SE ALEJÓ EN BICICLETA HASTA EL LAGO MALAREN.
WANTED

Una pareja de ladrones ha sustraído dos valiosas coronas del siglo XVII de oro de una catedral sueca, además de un orbe rematado con una cruz, y ha desaparecido sin dejar rastro. La Policia de Suecia ha pedido ayuda internacional para localizar el Patrimonio sustraído. Sin las piezas principales del atuendo funerario de Carlos IX - hijo de Gustavo I- y de su esposa, la reina Cristina. La corona del monarca centa con ornamentos en plata, joyas y piedras engarzadas.

La sustracción ocurrió el lunes a mediodía, en la catedral de Strägnäs, una tranquila población de 4.000 habitantes. Según la primera reconstrucciónde los hechos, dos personas accedieron al templo mezclados con  los turistas. En un descuido ropieron el cristal de la cámara de seguridad donde estaban expuestas, las coronas, haciendo sonar las alarmas. Una cámara de seguridad detectó a la pareja pedaleando en bicicleta hasta el lago Mälaren, a escasos metros de la Iglesia. Después saltaron a una lancha motora (no se sabe si vacía o con más complices a bordo) y allí su rastro se enfría.

Aunque los testigos alertaron a la Policía, es dificil que el patrimonio de Suecia robado reaparezca. El lago Malaren es de grandes dimensiones y tiene varias poblaciones costeras con muelles donde desmbarcar. Tampoco se descarta que las coronas robadas se hallen ya en Estocolmo, a 120 kilómetros de Strägnäs. Ayer se sumergieron en las aguas del lago varios buceadores de la Policía por si los cacos hubiesen arrojado el botín por la borda para facilitar la huída y poder volver más tarde a por él. Sin éxito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario