viernes, 6 de febrero de 2009

La cruzada albigense.


Estoy trabajando en un relato de corte histórico. Se trata de un cuentecito ambientado en la época de la cruzada albigense. Pero vayamos por partes.

¿Quiénes eran los albigenses? Eran una secta gnóstica que creía que el mundo material era imperfecto y el espiritual se completaba por sí mismo. Negaban la Santísima Trinidad y consideraban la cruz como un instrumento de tortura. Surgieron en los Balcanes en el siglo X, y se extendieros por el norte de Italia y el sur de Francia, como una respuesto exitosa contra el clero católico. Los clérigos de la época acumulaban posesiones materiales, viajaban en litera y cobraban impuestos.

Las células cátaras estaban dirigidas por un clero mixto, los Perfectos, que vestían con ropas verdes o grises, no podían comer queso o huevos, y se mantenían castos, a pesar de que se les permitía emparejarse con un compañero- a.
En 1209 el Papa decide que la región de Occitania está en peligro. los occitanos no solo toleran a los cátaros sino que incluso los poderosos nobles de la zona los protegen. Llama a la Cruzada. Los nobles del norte de Francia, encabezados por el siniestro Simón de Montfort acuden en busca de fortuna. Arrasan la región. Termes, Aguilar, Lastours... Los castillos cátaros van cayendo poco a poco.

Simón de Monfort aprovecha que la mayor parte de los ciudadanos de Tolouse ha huído para apoderarse de la ciudad. Los cátaros piden ayuda al rey Pedro II de Aragón. El monarca aragonés no desea perder el control sobre algunas de sus tierras fronterizas por lo que acepta. Pero muere en la batalla de Muret.

Los cátaros desalojan a Simón de Monfort de Toulouse. Él intenta volver a sitiarla pero muere a manos de una catapulta manejada por un grupo de mujeres.

La segunda Cruzada Albigense comienza en 1243. El señor Raimundo VII de Toulouse pide ayuda a los nobles de otras tierras y al nuevo rey de Aragón. Nadie acude para ayudar. Es entonces, cuando los católicos toman la fortaleza de Montségur con la ayuda de unos mercenarios vascos.

Raimundo de Toulouse es excomulgado. Se le comunica que el rey Felipe II Augusto se ha puesto en marcha con sus tropas. Es más de lo que puede tragar. Firma un tratado de París y disuelve el condado de Toulouse.

Aún las tierras occitanas verán arder en 1255 la fortaleza de Quéribus. El catarismo no se vería erradicado hasta la detención en Morella de Belibaste, el último Perfecto, con la intervención del espía Arnaud de Sicre, en 1322.

No hay comentarios:

Publicar un comentario