lunes, 14 de marzo de 2011

Balada triste de trompeta, de Alex de la Iglesia. Una crítica.


Se supone que somos amigos y pertenece a la parte de una generación que admiro - bueno, ahora un poquitín menos-. Pero la película "Balada triste de trompeta" no me ha gustado. No, del todo.

Es una alegoría sobre el tema de las dos Españas, un tema viejo en la filmoteca de este país, y por lo visto inevitable. La realidad es tan cruda que sólo es posible mostrarla así. Dos payasos, uno hijo de un payaso republicano y muerto durante la construcción del Valle de los Caídos, y el otro, una mala bestia primaria, que no sé a qué bando se supone que representa, se enfrentan por Natalia (Carolina Bang) ,o por España, que es lo mismo. Ambos terminan física y psicológicamente destrozados y sin nada por lo que luchar. Me gustaría ser más explícito, pero a lo mejor alguien quiere ver la cinta de marras, y se la acabo chafando.

Es una película hiperviolenta, pero como en cierta medida, es una cinta de guerra un tanto particular, está en parte justificado. Una de las Españas tratará siempre de aniquilar a la otra, más allá de la razón.

Hay una secuencia de guerra al principio del filme en que el papá de Javier, el Payaso Triste, interpretado por un comedido Santiago Segura, aniquila a un batallón de nacionales. Se nota aquí que se trata de una parábola alegórica. La violencia parece de videojuegos, la escena es corta, y creo que si Alex de la Iglesia tratara de retratar la confusión y la sangría al azar que era un combate de esa época, tendría serios problemas.

Pero es una película de guerra, al fin y al cabo. Una película sobre una situación dolorosa y esperpéntica, que jamás tuvo que suceder. De un trauma de los que sólo pueden suceder en este país.

De todas maneras, el de las dos Españas es un tema manido. Es necesario, como las películas acerca del Holocausto, pero sabemos en qué para todo. Sabemos cómo va a terminar las cosas antes de que aparezcan los primeros títulos de crédito. Ya se han hecho películas como "La caza" o "Viva la muerte", aunque ésta última se haya visto más por unos escasos franceses que por españoles.

Si olvidamos lo que he dicho antes, veremos que la pelicula está plagada de referencias a filmes anteriores de Alex de la Iglesia. Hay una pelea dramática en el Valle de los Caídos. Pero en películas anteriores, las batallas finales fueron en las Torres Kio o en otros lugares de la Gran Vía. Hay una escena final a gran altura. De acuerdo, "Vertigo", de Hitchcock, fue estupenda, pero, ¿es que no hay otros elementos que los planos en picado para transmitir acción? Por ejemplo, el agua.

Además que lo de los payasos ya parece ser recurrente en un tipo que publica un libro llamado "`Payasos en la lavadora" o filma "muertos de risa"(1994; Gran Wyoming, Santiago Segura), sobre dos humoristas de club nocturno, que descubren lo duro que es ser individuos, cuando están atados por el hecho de que sólo tienen éxito, hacen gracia, cuando el listo le da una bofetada al tonto. Y para dar una bofetada hace falta ser dos, ¿me siguen?

Para ver:
El trailer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario