domingo, 13 de enero de 2013

150 º Aniversario del metro de Londres.

Dicen que el metro de Nueva York está habitado por una rara especie de cocodrilos albinos y ciegos. Su origen hay que buscarlo en los aficionados de las mascotas exóticas que los adquieren en Florida y los sueltan en el río Hudson cuando son demasiado grandes y peligrosos como para hacerse cargo de ellos en un apartamento.
El metro de Londres también cuenta con su repertorio de leyendas. Por ejemplo, en una oficina de Baker Street, hay una oficina regentada por 40 personas donde se depositan todos los objetos perdidos en el matro. Los tipos han visto de todo: murcielagos muertos, espadas de samurai, una barca de tres metros de eslora, implantes mamarios... En 2005 se encontraron con el más escalofriantes de los hallazgos - una bolsa de viaje con dos calaveras humanas-.
El metro de Londres existe desde 1863, aunque el inventos del concepto es Charles Pearson, un diputado y concejal londinense. Éste estaba preocupado por la congestios en la superficie de carruajes que llevaban su riada de pasajeros desde las estaciones del norte de la ciudad y propuso un sistema de convoyes subterráneos empujados por aire comprimida. Hubo choteo general, pero como era la mejor solución al problema del tráfico de coches de punto y landós, se dejó seguir adelante. Pearson moriría de un edema pulmonar unos meses antes de que los londinenses estrenaran la línea que unía las estaciones de Paddington y Farringdon.
Hoy el metro de Londres dispone de 270 estaciones en activo. Las actividades organizadas por el ayuntamiento de la capital británica incluyen dos viajes "vintage" con una locomotora de 1898 y vagones originales, retirados del servicio en 1905.

No hay comentarios:

Publicar un comentario