lunes, 21 de julio de 2014

Alex Angulo; muerte de un actor.

Siempre quiso ser actor. Quizá por eso se presentó a un casting del grupo Karraka a principios de los 70, dirigido por Ramon Barea. No aparece como actor en la pantalla grande hasta el rodaje en 1981 de de SLa fuga de Segovia.
Durante 10 años alternó las tablas teatrales con pequeños bolos en la televisión Autonómica Vasca, (la ETB), en programas como "Detrás del sirimiri". Su gran papel televisivo sería el del periodista Blás Castellote en la serie de un canal privado "Periodistas", en la que compartió set de rodaje con actores de la talla de Amparo Larrañaga, José Coronado y María Pujalte. Aparece como Florencio en un episodio de la serie "Cuéntame".
En el cine, su día de suerte llegó con el rodaje de "Todo por la pasta", de Urbizu. Allí coincidio con Kiti Manver y un joven director artístico llamado Alex de la Iglesia. Este se convertirá en director con la ayuda de Ciby 2000, la productora de Almodovar, y a Angulo lo convertiría en su actor fetiche, pero sobre todo en un buen amigo. Rodó con él El día de la Bestia (1996) y Muertos de risa (1999) por la que recibió sendos goyas. No se si habrá química entre ellos o algo así, pero en ambas películas era coprotagonista con Santiago Segura, que es lo más pareido que tenemos en España a Jack Black.
¿Qué por qué lo nombramos hoy? Porque se ha ido al cielo de los actores, tras un estrepitoso accidente automovilístico mientras tomaba una curva a la altura de Fuenmayor (Logroño). Se dirigía a Zaragoza, donde se disponía a rodar Bendita calamidad, una comedia sobre un obispo secuestrado. El rodaje se ha aplazado, con todo lo que ello supone. Y es que la muerte es una actriz puntual pero inesperada, que siempre sale fuera de plano y que nunca aparece en los títulos de crédito de las ambiciones de este set de rodaje que llamamos vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario