sábado, 21 de febrero de 2015

El francotirador, de Clint Eastwood.

En mi caso es un defecto grave, por no decir algo peor. Tendría que hablar de películas que he visto. De hecho, había una época en la que mi rutina cotidiana era sentarme en el asiento trasero del Social Antzokia con la acomodadora, y ver lo que fuera. Esa acomodadora ahora trabaja como educadora en un colegio y yo me he vuelto maniático con las películas que veo. Pero siento que hago trampa si hablo de algo que no he visto y no sé si llegaré a ver.
He leído las critícas a la última película dirigida por Clint Eastwood. Pero no entraré en ese terreno, porque mi experiencia como espectadpr no me lo permite. Hablaré del papel de los francotiradores en los ejércitos y del personaje de Chris Kyle, un francotirador con 160 muertes confirmadas, aunque él siempre afirmó que sus cifras de tenedor de muertos son de 255 bajas causadas a los iraquíes.

LOS FRANCOTIRADORES.

En algún momento de la Revolución Americana. El casaca roja no cree lo que está viendo. Entre las líneas de los colonos rebeldes, puede distinguir la casaca con entorchados del general Washington. El tipo tiene a mano su fusil Brown & Bess. Si quiere, puede cambiar el curso de la guerra.
Pero decide hacer otra cosa. En el siglo XVIII los valores castrenses eran muy diferentes de los actuales. Deja su puesto para consultarlo con el oficial británico más cercano. Este le dice que no se le ocurra disparar, porque el general Washington, aunque un maldito incordio, es un hombre de rango superior al del soldado, "y el asunto debería disputarse entre caballeros".
Arturo Pérez Reverte tenía un familiar que había sido francotirador durante la Guerra Cicil Española. Entretenía las veladas de la adolescencia del escritor en ciernes, hablándole de ángulos de tiro, distancia, etc... La morralla castrense. Matar no es matar, ¿me comprendéis?
Pérez Reverte se compró una escopeta de aire comprimido y le disparó con sus nuevos conocimientos de balística práctica a un gorrión. Fue tal la impresión de saber que le había proporcioado una agonia tan dolorosa y traicionera a un pájaro inocente, que no ha vuelto a matar con sus propias manos a ningún otro animal desde aquel día.
De hecho, en el ejército de los Estados Unidos el francotirador es un apestado. Es el único tipo de soldado que los demás hombres saben que mata adrede personas tras acecharlas.

CHRIS KYLE (1974-2013)

La iniciación de Kyle con las armas de fuego, como la de muchos norteamericanos que viven en zonas rurales, fue la caza. Su padre le enseñó a cazar ciervos y codornices. También le enseñó que hay tres clases de personas:las ovejas, los lobos, y tratando de mediar entre ambos, los perros pastores. Supongo que le dijo esto tras entregarles su primer rifle de caza a su hermano Jeff y a él.
Pasa su primera juventud como jinete de rodeo y como tal, se lesiona en un brazo. Esto frustra su entrada en la infantería de marina de los Estados Unidos, los Navy Seal, pero se le concede una segunda oportunidad como francotirador del mismo cuerpo.
Como francotirador estuvo en cuatro ocasiones diferentes en Irak. En una ocasión le disparó a una mujer que escondía una granada tras un niño de corta edad. Chris Kyle disparó desde 2100 metros. La multitud se dispersó y el convoy de blindados que protegía pudo seguir su patrulla.
En Bagdab mató 40 insurgentes en menos de 24 horas. Los compañeros decidieron que Chris era el único francotirador digno de respeto de aquellos que les protegían. Los insurgentes prometieron una recompensa a quien le matara.
En 2010 pidió la licencia para poder salvar su matrimonio con Taya y poder criar a su hijo. En 2013 estaba practicando en un campo de tiro con su amigo Chad Littlefield cuando Eddie Routh, un compañero del cuerpo de marines, destinado en Fallujah al mismo tiempo que él, los mató a ambos. No se sabe por qué. Se ha especulado con el stress postraumático.
Chris Kyle se había ganado dos Estrellas de Plata y dos Estrellas de Bronce, y había fundado una empresa de seguridad privada.

COMENTARIOS DEL BLOGUERO (EN BASE A LO QUE SÍ HA VISTO):

Los héroes pierden mucho en las distancias cortas, muchísimo más si lo que se les pide es que vayan más allá de sus límites en una guerra. Si creemos que Kyle fue un asesino  que la película le glorifica como tal, es que vivimos en una sociedad pacífica, donde todos se sienten relativamente seguros y a nadie se le pide que vaya tras esos límites.
El soldado no es un político y no se le puede culpar de lo que hace en el contexto de mantenerse con vida. La violencia innecesaria debe ser castigada, claro, pero casi siempre escogemos a esos perros porque están adaptados para morder más que nosotros, que estamos adaptados para sentir miedo, hacer elecciones morales y extender el dedo acusador.
Creo que cualquiera que haya escuchado la conversación que Rambo (Sylverter Stallone) tiene con el coronel Trautman acerca del trato recibido por parte de los civiles a los veteranos de Vietnam puede hacerse una idea de lo que estoy diciendo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario