jueves, 19 de marzo de 2015

La hoja de la guillotina.

Abril de 1792. Nocholas Jacques-Pelletier tiene suerte. Había sido acusado de asalto a mano armada y va a estrenar la Louissette, o guillotina. En la cárcel le han dicho los compañeros que los diputados de la Convención Nacional la laman la "máquina de ejecutar no infamante". Según los artículos 2º y 3º del Código Penal de los revolucionarios, todos los reos, tanto comunes como de talante político tienen derecho a una ejecución corta, sin tortura previa y por decapitación.
Pelletier no es que se alegre mucho, pero algo se alegra. Nadie le va a romper todos los huesos en una rueda o a arrancarle trozos de carne de los testículos con unas tenazas. Los enciclopedistas el siglo XVIII, especialemte Diderot, a través de un panfleto llamado DE LA TOLERANCIA cuestionan la validez de la tortura como un instrumento util para combatir el delito y proponen sistemas de ejecución más igualitarios.
Desgraciadamente la limpieza y la asequibilidad con que la guillotina de la Plaza de la Concordia despacha criminales hace que los diputados jacobinos vean en ella un modo de canalizar la violencia entre las facciones del populacho.
En París durante el Terror morirán 40.000 personas en linchamientos y 2.655 en ejecuciones formales, entre elos el matrimonio real, Dantón, Olimpes de Gouges, el químico Lavoisier, Charlotte Corday y el propio Robespierre, que estudió en su momento el modo de abolir la pena de muerte en Francia, contra los ovtos de los demás diputados y, posteriormente, se sirvió de la guillotina para acabar con las vidas de los girondinos, los agentes monárquicos, los acaparadores, etc...
El día de la ejecución de Robespierre, una acción organizada por Tallien, un girondino, y su esposa aragonesa, Teresa de Cabarrús, al Incorruptible se le negó el puesto de honor, que era el último de los reos del día, por el penúltimo puesto. Una mujer entre las calceteras gritó: "Ojalá tuvieras tres cuellos para que te los cercenarán como las vidas de mis tres hijos muertos por orden tuya".

No hay comentarios:

Publicar un comentario