jueves, 12 de marzo de 2015

TITANIC, de James Cameron. (1997)

Ya metido de lleno en mi costumbre de los últimos tiempos de destripar fallos variados de las películas históricas me voy a meter con la más taquillera de su década, TITANIC, una historia de amor trágico con el telón de fondo de la mas cacareada tragedia naval de principios del siglo XX.

1) Leonardo Di Caprio era el galan adolescente del momento en 1997. Aquí trata de mantener un idilio con una chica de clase alta, no siendo él mas que un golfillo calejero con ínfulas de artista. En el mundo de los paquebotes reales de la White Star Line este noviazgo no se habría producido por la sencilla razón de que ambos ni lo habrían intentado. Las barreras sociales no caerían hasta después de la Primera Guerra Mundial. Tampoco se habrían encontrado porque los pasajeros de primera clase y los de tercera no compartían cubiertas.

2) Para virar un barco hay que girar la rueda del timón en la dirección contraria de la indicada por los oficiales navales. Los extras de la película creen que un transatlántico se conduce como un coche.

3) El primer oficial, Murdoch, dispara contra un pasajero durante el naufragio y luego se pega un tiro. Nadie estuvo pendiente de los oficiales durante las dos últimas horas del Titanic, por lo que nadie sabe qué hizo Murdoch y que dejó de hacer.

4) El oficial a cargo de uno de los botes regresa para recoger posibles supervivientes. Pega un grito... !y se lo devuelve el eco! En alta mar ese fenómeno no existe. El oficial ilumina los cadáveres muertos de hipotermia con un reflector que es improbable que hubiera a bordo de los botes, porque aún no se fabricaba en serie.

Para ver:
Celine Dion canta la banda sonora de la película:

No hay comentarios:

Publicar un comentario