lunes, 14 de diciembre de 2015

Las Vegas.

Todo cmenzó con un golpe de suerte. Una caravana de pioneros de cmino a Los Ángeles se desvió de su ruta en medio del desierto de Mojave (Nevada) y encontro un manantial. Era 1829. Durante el siglo XIX  Las Vegas no sería más que un lugar de paso donde comer, abrevar el caballo, dormir, y prepararse para la última etapa en diligencia hasta California.
El juego llegó con los trabajadores del ferrocarril Unión Pacific. Los jefes les dejaron poner unas tiendas de campaña con burdeles y mesas de póquer y lansquenete donde gastar el sueldo. En 1905 la compañía subastó 1200 parcelas en un día, a 300 dólares el kilómetro cuadrado.
Cico años después, el estado de Nevada se anticipó a lo que sería la Ley Volstead de 1919, e ilegalizó el alcohol y el juego. Los titulares de los periódicos proclamaban "Adios para siempre a la ruleta". Tres semanas después los garitos de mala muerte ilegales y controlados por los mafiosos californianos ya funcionaban a pleno rendimiento.
En 1931, durante la Gran Depresión, el Estado necesita fondos para sus programas de ayuda social. Necesita grabar el alcohol y el juego, así que levanta el veto sobre ambos. La construcción de la presa Hoover constituyó otro boom para la ciudad: una riada de trabajadores, lejos de sus hogares, a los que entretener. Lo empresarios y los mafiosos se dieron cuenta que un estado de eterna burbuja inmobiliaria junto con el juego, serviría para hacer caja cuando los obreros se marchasen.
El ejército estableció una Base Aérea en 1941 con la condición de que se prohibiese la prostitución. El Bloque 16, que era el Barrio Rojo de Las Vegas, parecía quedar fuera de juego pero muchas de las prostitutas aprendieron a bailar al estilo del Molino Rojo de París.
En 1941 también el mafioso Bugsy Siegel construyó el Hotel Flamingo, el primer casino- hotel. Eso le llevó a discusiones con su superior en la Corte Canguro, el judío Meyer Lansky. A Lansky no le templaría la mano al ordenar la ejecución de Siegel cuando se descubrió que la amante de este, Victoria Hill, estaba saqueando las cajas del casino.
El Flamingo lo tenía todo para que el cliente no quisiera dejar de jugar. Espectáculos musicales, comida de bufé, moquetas mullidas que ralentizan el paso, salas de juego sin relojes ni ventanas... La Mafia californiana mató a Siegel en una piscina pero construyó mas hoteles casino para blanquear el dinero.
En los 50 se rueda en Las Vegas "LA CUADRILLA DE LOS ONCE" protagonizada por el Rat Pack, unos músicos muy famosos. Eran Frank Sinatra, Dean Martin, Sammy Davis Jr, Peter Lawford y Joey Bisoph. Cantantes, humoristas y actores ganaban más durante una semana en Las Vegas que en un rodaje para los estudios de Hollywood.
No hay cobertura social ni sueldo base ara los crupieres, los camareros y las anfitrionas de casino. Tampoco hay velocidad mínima en las carreteras. Y se premiten los divorcios y los matrimonios spress. Lo sé porque Alex de La Iglesia se casó allí vestido de Elvis y pasó la noche en los calabozos por correr desnudo, mejor dicho vestido solo con la capa de Elvis, por la calle. Es el efecto que Las Vegas tiene sobre la gente.
Las pruebas atómicas de la Guerra Fría se convirtieron también en un espectáculo. La gente miraba desde las ventanas de los hoteles las nubes en forma de hongo con unas gafas especiales mientras sorbían cócteles atómicos.
En 1957 la Corte Canguro cae en una redada en Appalachin. Los mafiosos pierden el interés por Las Vegas, atraídos por las posibilidades de la introducción de las drogas en los mercados clandestinos. Howard Hughes vive aisado, atrapado en una adicción  la morfina, para mitigar el dolor provocado por su énésimo accidente de aviación. Cuando supo que los hoteles desgravaban compró todos los que pudo. También introdujo las primeras tragaperras en sus hoteles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario