sábado, 6 de febrero de 2016

EL RENACIDO, de Alejandro González Iñárritu.

La cinta nos lleva a la hazaña de supervivencia del trampero Hugh Glass en 1823. Se había enrolado en la expedición para explorar la cuenca del río Missouri del capitán Andrew Henry. Cerca de lo que hoy es Lemmon, Dakota del Sur, Glass fue atacado por un oso grizzly y abandonado por la partida de hombres que tenían orden de permanecer con él, ante la idea de que la tarea era en vano, y Glass no lo contaría. Glass se repuso, recorrió entre dolores atroces 300 kilómetros, a través de las líneas de los hostiles indios arikara, y regresó a la civilización. Todos los periódicos de la época hablaban de su hazaña de supervivencia. Si un tipo en las últimas podía regresar de entre los muertos, el Oeste podía ser domeñado.
De Glass sabemos poco. Nació en Filadelfia en 1773, pero se cree que pasó un tiempo como pirata. Es la típica ocupación de la que no hablas mucho.
Respecto al mundo de los tramperos, este existía desde comienzos del siglo XVII cuando los responsables de las colonias intentaban conseguir suministros de la metrópoli inglesa produciendo lo que fuera. Los indios intercambiaban pieles de castor por herramientas de metal. Una piel de 500 grs se pagaba a 6 dólares. La edad de oro de los tramperos terminó a mediados del siglo XIX cuando los sombreros de piel fueron sustituidos por los de seda. Fue una suerte para todos ya que la demanda había exterminado casi a muchas de las especies demandadas.
Pero hacia 1823 - la época de la película de Iñarritu- los bush men, o tramperos, estaban explorando las Rocosas. Luchaban entre ellos y con las tribus que no les proveían de pieles. Inventaron la barrita energética de la epoca, el pemmican, una mezcla de carne seca y arándanos, rica en calorías y proteínas.
Hugh Glass era un trampero empleado por la Rocky Mountain Fur Company. Esta compañía no construía cabañas de aprovisionamiento o fortificaciones de intercambio con los nativos, sino que sus hombres debían cazar su comida, decidir con quién luchar y construir sus refugios.
Se ha especulado mucho con la vida de los bush men, como unos tipos duros a los que la civilización les olía a cocas, mas duros que la naturaleza. Es una odea romantica, ya que muchos vivían endeudados en un régimen de semi esclavitud para unos patronos que se enriquecían a costa de ellos. Una de las fuentes de riqueza de las compañías peleteras era el aprovisionamiento de armas, municiones y trampas a los empleados a un precio abusivo.
Glass tuvo que luchar contra los indios arikara, a veces aliándose con los lakota. Los arikara se autodenominan sahnish, vivían y cazaban en las cabeceras de los ríos Grand y Missouri, en lo que hoy se conoce como Daota del Norter. Sus intereses entraron en conflicto pronto con los de los tramperos.
Un ataque a un campamento de cazadores fue respondidocon una campaña militar por parte del ejercito estadounidense que diezmó la tribu. El 70 por ciento de los arikara habían muerto a causa de la viruela y de los conflictos sucesivos con los sioux hacia 1830.

Para ver:
https://www.youtube.com/watch?v=VP9hALwLlb8 

No hay comentarios:

Publicar un comentario