domingo, 8 de mayo de 2016

Artemisia Gentileschi y su violador.

Es una de las grandes pintoras de la historia del arte. En el siglo XVII sobresalió con sus obras potentes, marcadas por la violencia y la rebeldía. Como su vida. A los 19 años, la violó otro pintor. Por primera vez se publican en España las actas de aquel humillante proceso, que marcó dramaticamente la vida y la obra de esta maestra del Barroco.

"Cuando llegamos a la puerta de mi aposento, él me empujó y cerró con llave. Me arrojó al lecho, me puso una rodilla entre los muslos para que no pudiera juntarlos y ma puso una mano con un pañuelo en la boca para que no gritase."
"Me sujetó las manos. Aunque por el estorbo que tenía en la boca no podía gritar; con todo, yo intentaba dar voces. Le arañé la cara y le arranqué el pelo. Pero no se le dio un ardite y siguió su faena. Y después que hubo su contento se quitó de encima y yo, viéndome libre, fui al cajón de la mesa y cogí un cuchillo y me legué a Agostino diciendo: Te voy a matar porque me has infamado".
Apenas le hizo un rasguño en el pecho. Artemisia lloraba: "Me dolía de la afrenta que me había hecho y él para acallarme me dijo:"os prometo casarme con vos en cuanto salga del laberinto en que me hallo". Y con esa promesa me indujo a consentir amorosamente en satisfacer sus deseos más veces",

La que habla es la pintora Artemisia Gentileschi ante el juez, en el proceso "por comportamientos torpes" contra Agostino Tassi, pintor y colega de su padre, Orazio Gentileschi. Estamos en 1612.
La pintora tuvo que soportar las preguntas escabrosas de los jueces, la tortura de colgar de los pulgares - para comprobar que no mentía- y las revisiones ginecológicas encargadas por el tribunal. Nadie podía aceptar que una muchacha de 19 años pintara tan bien, y se codeara en igualdad de condiciones con los hombres.
Su violador tenía mala fama. Decían que había estado en galeras, y quiso iniciar una relación con ella a pesar de estar casado. En realidad tenía un apellido más bien plebeyo, Buonamici, pero lo cambió por al aristocrático Tassi cuando empezó a trabajar como paisajista para el conde de Tassi. Orazio, el padre de Artemisia, también lo acusó de haber hurtado un cuadro de su taller.
Tras el juicio el padre continuó en Roma la relación con Agostino Tassi, y ella huyó de las habladurías a Florencia, donde trabajo para su mecenas, Cosimo I de Médicis. Se había casado con Pietro Antonio Siatessi, del que tuvo cuatro hijos. Solo sobrevivió una niña.
De esa época es su obra Judith Y Holofernes (del que hizo varias versiones). Es fácil ver en el cuchillo que empuña Judith el que quiso emplear Artemisia contra Agostino Tassi.

Para saber más:
CARTAS PRECEDIDAS DE LAS ACTAS DEL PROCESO POR ESTUPRO.
Edición Eva de Menzio. Cátedra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario